miércoles, 22 de abril de 2009

LOS MAMÍFEROS

Los mamíferos (Mammalia) son una clase de vertebrados de "sangre caliente", con pelo y glándulas mamarias productoras de leche con la que alimentan las crías; la mayoría son vivíparos. Todos descienden de un antepasado común que se remonta a finales del Triásico, hace más de 200 millones de años.

Se conocen unas 5.416 especies actuales,
de las cuales 5 son mamíferos primitivos, 272 son marsupiales y el resto, 5.139 son placentarios (infraclase de mamíferos). La ciencia que estudia los mamíferos se denomina teriología, mamiferología ó mastozoología.

Los mamíferos constituyen un grupo de seres vivos muy diverso y, a pesar del reducido número de especies que lo forman en comparación con otros grupos del reino
animal o vegetal, su estudio es con mucho el más profundo en el campo de la Zoología, seguramente porque la especie humana pertenece a él. Es tal la diversidad de la clase que para una persona que no entiende sería difícil establecer con claridad qué especie es mamífera y cual no.


La clase de los mamíferos son un grupo monofilético ya que todos sus miembros comparten una serie de novedades evolutivas exclusivas que no aparecen en ninguna especie animal no incluida en ella:




  • La mandíbula está conformada sólo por el hueso dentario, rasgo único y exclusivo de todos los mamíferos, la cual es la principal característica diagnóstica para el grupo.

  • La articulación de la mandíbula con el cráneo se efectúa entre el dentario y el escamosal, característica también única y exclusiva de los mamíferos.

  • Presentan tres huesos en el oído medio: martillo, yunque y estribo, con excepción de los monotremas que presentan el oído reptiliano.

  • Son los únicos animales con pelo, y todas las especies, en mayor o menor medida lo tienen (aunque sea en estado embrionario).

  • Poseen glándulas sebáceas modificadas capaces de segregar leche, alimento del que se abastecen todas las crías de mamífero, son las glándulas mamarias.


Pero a pesar de éstas y otras similitudes que no son definitorias de la clase, su diversidad es tal que son muchas más las diferencias existentes, especialmente en cuanto a aspecto externo se refiere.




Como ya se ha dicho antes los Mamíferos comparten una serie de características propias de su clase: el cuerpo recubierto de pelo o la capacidad de engendrar crías vivas y de alimentarlas con la leche de sus glándulas mamarias. Estas características son:

A) CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES:




  1. Cuerpo recubierto de pelo: Las excepciones las encontramos en los Sirénidos con escaso pelaje y en los Cetáceos. El pelo es un elemento único de los mamíferos, ausente en los anteriores por su adaptación al medio acuático.
  2. Temperatura corporal constante (Homeotermia): En este caso no es una característica única de los mamíferos puesto que las aves también son homeotérmicas. La única excepción la encontramos en las especies invernantes que deben bajar su temperatura para entrar en letargo.
  3. Son Vivíparos: Las especies actuales de mamíferos paren crías vivas y las alimentan con la leche de las mamas de las hembras. Los Ornitorrinco son los únicos mamíferos ovíparos.




B) CARACTERÍSTICAS ÓSEAS.




  1. Cráneo: Se aprecia una considerable reducción del número de huesos con respecto a los reptiles, a pesar, de contar con una mayor cavidad encefálica.. Un Paladar secundario separa claramente la parte olfatorrespiratoria de la destinada a la nutrición. El oído se divide en tres partes: externa, media e interna. Los huesos del oído medio: martillo y yunque son propios de los mamíferos, mientras que el estribo está presente en los tetrápodos.

  2. Mandíbula: Cada una de sus ramas está constituida por un solo hueso, articulando directamente con el cráneo sin la mediación de ningún otro.

  3. Dentición: Presentan distintas morfologías dentarias: incisivos, caninos, premolares y molares. Sus distintas adaptaciones modifican este patrón como en el caso de los cetáceos (delfines) y los Mimercofágidos (Oso hormiguero).Todos ellos a excepción de los cetáceos) además portan 2 denticiones sucesivas: la de leche (temporal) y la permanente.

  4. Columna vertebral: Se aprecian 5 regiones bien diferenciadas: cervical, dorsal, lumbar, sacra y coxal. El número de vértebras suele ser constante dentro de cada grupo a excepción de las vértebras caudales.

  5. Otras características del esqueleto: Se debe destacar la presencia de esternón, el desarrollo de la espina en la escápula y la fusión de los huesos de la pelvis.


    C) ASPECTOS MORFOLÓGICOS.

    En general los mamíferos presentan miembros pentadáctilos, aunque debido a las distintas evoluciones filogenéticas, se aprecia gran diversidad. Entre los animales terrestres podemos distinguir:



  1. Plantígrados: Animales que andan apoyando toda la superficie de la palma y la planta (Oso, etc.).

  2. Digitígrados: Animales que andan sobre los dedos (perros, etc.).

  3. Ungulados: Animales que apoyan el extremo de los dedos, revestidos de una uña (caballo, cabra, etc.). A su vez dentro de la categoría de animales ungulados podemos establecer otra subdivisión:


    3.1. Artiodáctilos: Ungulados en los cuales el eje de las patas pasa entre los dedos tercero y cuarto, con un desarrollo igual o desigual, y en todo caso, más largos que el segundo y el quinto. El número de dedos en estos animales es par (hipopótamo, cerdo, ciervo, cabra, vaca, etc.).

    3.2. Perisodáctilos: Ungulados en los cuales el eje de las patas pasa por un dedo central, el tercero. El número de sus dedos no siempre es impar, en el caso de los équidos sí.



La gran adaptabilidad de los individuos que integran esta clase los ha llevado a habitar todos los ecosistemas del planeta lo que ha dado lugar a multitud de diferencias anatómicas, fisiológicas y de comportamiento convirtiéndolos en su conjunto en uno de los grupos dominantes sobre La Tierra. Han sido capaces de colonizar el dosel verde de la jungla y el subsuelo de los desiertos, los fríos hielos polares y las cálidas aguas tropicales, los enrarecidos ambientes de las altas cumbres y las fértiles y extensas sabanas y praderas.

Reptan, saltan, corren, nadan y vuelan. Muchos de ellos son capaces de aprovechar la más variada gama de recursos alimenticios mientras otros están especializados en determinados alimentos. Este sinfín de circunstancias ha forzado a estos animales a
evolucionar adoptando una multitud de formas, estructuras, capacidades y funciones.

Resulta curioso comprobar como en muchos casos, especies muy distanciadas entre sí,
geográfica y filogenéticamente, hayan adoptado estructuras morfológicas, funciones fisiológicas y aptitudes de comportamiento similares. A este fenómeno se le conoce como evolución convergente. La similitud en la cabeza de un lobo gris y un tilacino es sorprendente, siendo dos especies tan distanciadas filogenéticamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada